miércoles, 17 de febrero de 2010

¿Vale la pena jugar por esto?



En septiembre del año 2000, Telecinco empezaba a emitir Supervivientes. Un formato de programa totalmente novedoso para lo que estábamos acostumbrados a ver en la televisión de ese momento. A todos los que nos habían fascinado desde pequeños, las historias de islas desiertas, misterios y tesoros escondidos, nos llamó la atención un concurso que daba la oportunidad a gente corriente para poder llevar a cabo esas aventuras. La primera y segunda edición, presentadas por Juan Manuel López Iturriaga, ¡toma ya!, me mantuvieron enganchado con este formato de supervivencia, en el que los mayores peligros no eran las amenazas de un lugar inhóspito, sino las puñaladas traperas de algunos concursantes. Entonces le dieron un giro al programa, que a mi modo de ver le quitó todo el interés, y fue la incorporación de famosos a la isla. La emoción de cada programa fue sustituida por la exhibición del morbo, y ahí perdió completamente el interés.
Con el paso del tiempo el programa quedó en el olvido, aunque sabía que en EEUU emitían el formato original, la única isla que me importaba realmente era la de Perdidos. Pero en noviembre, a través de Twitter tanto Ánade como Crítico en Serie crearon con sus comentarios una especie de agitación alrededor del formato americano que provocaron que me entraran ganas de acercarme de nuevo al concurso. No les puedo estar más agradecidos, desde entonces ha sido un no parar, tengo casi todas las series abandonadas, ya que este concurso es tan adictivo que no puedes ver solo un capítulo y seguir con otra cosa.
El nivel de adicción que provoca este concurso radica sobre todo en una producción espectacular, a la altura de cualquier película de acción. Tanto la fotografía, como el guión, y sobre todo, el montaje, hacen que un capítulo empiece por las nubes, pero aún así vaya escalando en emoción hasta acabar en el clímax final que supone el “tribal council” donde acaban expulsando a un miembro del grupo de participantes.
Mi enganche empezó con la edición 19 que se emitió entre septiembre y diciembre del año pasado. Esta edición tenía lugar en Samoa, y aunque en líneas generales y a posteriori de ver más ediciones, no es la mejor, tiene un concursante llamado Russell, que con sus manipulaciones y bravuconadas hizo que me enganchara completamente.
La edición que se está emitiendo ahora, es llamada Héroes contra Villanos y participan antiguos concursantes que han sido catalogados como los más heroicos (en función a si jugaron el concurso sin hacer trampas ni traicionar a nadie) o los más villanos (obviamente todo lo contrario de lo anterior). Las expectativas creadas alrededor de esta edición son tan altas, que me han obligado a ver muchas ediciones en las que participaban algunos de los actuales concursantes, para poder conocerlos un poco mejor.

(….A partir de ahora spoilers de las temporadas de Survivor)
Desde enero han caído:
Survivor: Micronesia. Temporada 16.
Esta edición, tenía como aliciente una reunión de algunos de los concursantes favoritos para los fans en una tribu, enfrentada a otra formada por fans a ultranza del programa. Para mí, la mejor temporada de las que he visto hasta ahora. Tiene una serie de concursantes que son realmente extraordinarios, como Parvati, Amanda, o Cirie, las cuales aparecen en la edición actual de HvsV, situaciones realmente emocionantes, intrigas, pactos, traiciones, que hacen que no puedas dejar de ver un programa tras otro.

Survivor: Gabón. Temporada 17.

La siguiente edición que empecé a ver supuso una pequeña decepción al principio, ya que realmente los primeros capítulos me resultaban aburridos, pero después empezaron a crecer, con la presencia de Sugar, una concursante que detrás de su apariencia de “chica guapa pero tonta” escondía una inteligencia y voluntad de hierro, de Randy, uno de los tipos más despreciables que he tenido el gusto de ver en televisión, y digo el gusto porque con el tiempo se le coge cariño, y también Corrine, una chica mala, pero mala, mala.

Survivor: Cook Islands. Temporada 13.
Esta temporada parte con una premisa interesante, como es la división de tribus según razas (orientales, afroamericanos, hispanos, y blancos), pero que a posteriori no creo que aportara nada nuevo, porque las alianzas se crearon en función de intereses o de amistad, y no de razas.
Esta edición cuenta con dos de mis concursantes favoritos, como son Parvati y Ozzie. Ella es una de las mejores en el juego social, y él sin duda el mejor en el juego físico. Esta edición, de por sí interesante, empieza a subir desde el momento en que Candice, otra participante de la edición actual, elige cambiarse de grupo, una de la peores decisiones que he visto en este programa. Su acción provoca que Jonathan salga detrás de ella dejando solo un grupo de cuatro personas (Yul, Ozzie, Beckie y Sundra), que tenían toda la pinta de que iban a caer como pájaros en los siguientes programas. Pero en una sucesión de eventos de lo más épico que recuerdo en una serie, consiguieron ganar cuatro pruebas seguidas contando las de recompensa, e igualaron la contienda en el momento de la fusión. Destacable el momento en que la tribu de Parvati tiene que echar a dos personas, y ella dice “No es justo”. Adoro ese momento.

Actualmente estoy terminando de ver Survivor China, que por ahora no me está apasionando demasiado, aunque salgan Amanda y James, otros de mis jugadores favoritos, pero aún me queda la mitad de la temporada y espero que mejore. En la recámara tengo la edición de Tocantins, y la de Australia, el resto mejor lo dejo para el verano, porque sino voy a tener “mono del programa” cuando acabe de ver todas las ediciones.
Por último no quiero dejar de mencionar a Jeff Probst, el presentador, que es un tipo increíble. Su forma de presentar es absolutamente genial, adoro sus pintas, y sus comentarios, que sin llegar a ser del todo crueles, hacen temblar al más pintado. He leído que en los consejos de tribu, los concursantes están acojonados, porque las preguntas que les dirige las hace en función de lo que ha visto que haya pasado ese día en la tribu, y ellos tienen miedo de que puedan delatarse de alguna manera. Por lo visto es un tío muy comprometido con distintas organizaciones benéficas, y me cae muy bien. No me imagino este programa con otro presentador, por lo cual me alegro que haya renovado por dos programas más, y que dure.

Si queréis saber algo más sobre el concurso os recomiendo las guías de Ánade, de Crítico en Serie, y de Day Zero. En Survivor en Español podéis encontrar disponibles todas las temporadas, la mayoría con sus subtítulos, y además en PopWatch, después de cada programa viene un análisis de Dalton Ross, y la opinión de Jeff Probst sobre el programa de ese día.

Perdeos en esta isla, no os arrepentiréis.


Nota. El título del post hace referencia a la pregunta que hace Jeff a los concursantes justo antes de empezar una prueba.

3 comentarios:

anade dijo...

Vaya, me alegro de haber sido el causante de tu adicción a Survivor. Realmente este programa merece mucho la pena, y personalmente disfruto sus capítulos mucho más que los de la mayoría de series que sigo ahora mismo. :)

Micronesia es, de lejos, la mejor temporada del programa y dudo que cualquier otra llegue a estar a su altura. El Héroes vs. Villanos apunta maneras, pero no creo que alcance el nivel de intensidad, emoción e intriga de Micronesia. Y en cuanto a Cook Islands, tienes razón al decir que la división por razas no sirvió para mucho. Fue algo demasiado anecdótico y, como dices, impidió la creación de alianzas naturales entre concursantes. Es un poco lo que pude suceder con la temporada actual, aunque en ésta está un poco más justificado.

China es de las mejores y diría que la más regular de todas. Empieza muy entretenida, con concursantes interesantes y carismáticos (los confesionarios de Courtney son simplemente geniales, y siempre es muy divertido ver a Todd maquinar) y acaba con una recta final de infarto en la que una concursante se alza como la gran guerrera de Survivor.

Tocantins no es una temporada que recomiendo especialmente. A mí no me gustó, pero quizás porque los concursantes me decepcionaron terriblemente y me parecieron los más miserables que han pasado nunca por este programa. Porque una cosa es atacar una persona dentro del contexto del concurso por su forma de jugar, y otra muy distinta hacer bullying y pisotear y ningunear al débil sencillamente porque pueden. Esta temporada fue la primera, y la única hasta el momento, que despertó en mí un sentimiento de rabia e impotencia que me hizo querer dejar de ver el programa para siempre. Ya me dirás qué te parece, de todas formas. ;)

Rick dijo...

Anade,no se mucho si darte las gracias, porque estoy terríblemente enganchado al concurso, y tengo abandonadas las series completamente. Además ha hecho que empiece a seguir American Idol, y es que así voy a llegar al verano con todo pendiente. Pero bueno, la verdad es que Survivor compensa.

Crítico en Serie dijo...

¡Haberme avisado por twitter que habías hecho este gran post!

Para mí uno de los mejores momentos que he visto en Survivor es cuando Sugar decide cambiar el juego en Gabón al darse cuenta del bullying que le hace Krystel a Matty ("Why does she have to kick him when his down", entre lágrimas). Eso les costó el concurso a Krystel y Kenny.

Y como ánade, sin lugar a dudas también creo que Micronesia es la mejor edición y con diferencia. No entiendo como Probst no la puso de nº1 en su ránking para EW (que te aconsejo no leer porque salen todos los ganadores de las ediciones).

Por cierto, me gusta ver que eres Pro-Amanda. Y el movimiento de Candice en Cook... nadie podía esperarse las consecuencias. Yo siempre defenderé ese movimiento por su parte, pues los Aitu eran muy antipáticos y se sentía muy sola, y nadie podía intuir que a partir de allí ganarían TODAS las pruebas. El calvario por el que tuvo que pasar después, casi siempre en ese cruel exilio, permitieron que se convierta en mi jugadora favorita junto con Amanda. Bueno, en realidad quizá es la que espero que llegue más lejos en HvsV. Me tiene enamorado.